España 1256 - Ciudad de Mendoza

“Las vaquitas son ajenas”: los números de Mendoza para entender el conflicto

Partido Justicialista de Mendoza

“Las vaquitas son ajenas”: los números de Mendoza para entender el conflicto

En la provincia sólo se produce el 11% de la carne vacuna que comen los mendocinos. Hay más de 4.000 productores, pero la mayoría tienen menos de 50 animales.

La decisión del Gobierno Nacional de suspender por 30 días la exportación de carne vacuna busca reordenar el mercado para cuidar el bolsillo y la mesa de los argentinos en este delicado momento de pandemia. Por eso desde la Comisión de Economía y Producción del Partido Justicialista de Mendoza se organizó una charla para que los interesados puedan obtener estadísticas de primera mano y así conocer la situación de la provincia con respecto a la industria ganadera.

El consumo per cápita cárnico en Argentina cayó más de 18% en una década. La exportación, en alza.

La charla “Las vaquitas son ajenas” se realizó vía Zoom y fue comandada por Matías Strasorier (asesor del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación) María Rizzo (Directora del Centro de Estudios Agrarios) y Víctor García (Presidente del Colegio de Médicos Veterinarios de Mendoza). Juntos mostraron preocupantes gráficos sobre la situación de la ganadería en la provincia.

En primer lugar Rizzo repasó los datos nacionales, dejando en claro que en el último lustro la exportación creció notablemente pasando del 9% en 2015 a cerca del 30% en la actualidad. En tanto, resaltó que son 95 los frigoríficos que exportan a China; país que se lleva la mayoría de la carne que sale del país. De ellos, 46 están en observación por haberse detectado serias irregularidades en las empresas.

La mayoría de la carne argentina tiene a China como destino. Israel y Chile completan el podio.

Además, la Directora del Centro de Estudios Agrarios explicó que el consumo de carne se derrumbó durante el macrismo, situación directamente proporcional a la caída de los salarios durante esa gestión. Durante los últimos meses de Cristina Fernández de Kirchner un argentino comía, en promedio, 60 kilos de carne. En la actualidad ese índice está por debajo de los 50 kilos. A los exportadores poco les importa.

En tanto, García mostró números preocupante sobre la situación de la industria ganadera en Mendoza. Destacó que en la actualidad sólo el 11% de la carne que se consume en la provincia es producida en esta tierra, mientras que hizo hincapié en que la mayoría de los productores son pequeños y tienen nulo apoyo por parte del Estado provincial.

De los 4100 productores de carne que tiene Mendoza 3012 son pequeños, con menos de 50 animales, una ganadería de subsistencia. Sólo el 22% de los productores tienen más de 100 cabezas de ganado y juntos controlan el 78% del mercado”, indicó en su informe el Presidente del Colegio de Veterinarios.

El 78% de los productores de ganado bovino de Mendoza tienen menos de 100 animales.

El porcentaje de destete de Mendoza es del 49%, 14,5 puntos por debajo del promedio nacional. “De llegar a la media nacional se podría incrementar un 25% la producción en Mendoza”, explicó García. A más producción es más fácil controlar el precio.

“Mendoza es ganadera y tiene potencialidad. Actualmente se ocupa sólo el 50% de la capacidad instalada. Hay que definir políticas y acciones concretas para el sector”, aseguró el especialista, quien resaltó que los planes ganaderos que existían en la provincia fueron desmantelados durante la gestión del ex gobernador Alfredo Cornejo.

El 64% del stock ganadero de Mendoza está en el sur provincial.

Mendoza produce terneros, pero la mayoría (el 66%) engorda en otras provincias. En tanto, para el consumo interno se importan 270 mil animales vivos por año y el equivalente a 121 mil en carne lista para el consumo. Si los terneros se engordaran en la provincia podría sustituirse una buena parte de las importaciones, además de generar puestos de trabajo.

¿Qué se puede hacer para mejorar la situación de Mendoza? Mejorar la infraestructura productiva, el manejo sanitario y reproductivo de los animales, generar un programa contra cíclico para enfrentar sequías o incendios, producir alimento, financiar la producción con créditos blandos, entre otras políticas de Estado posibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *